Takashi Murakami, el Andy Warhol japonés

Takashi Murakami es un artista estrella, curador, diseñador y mentor de jóvenes artistas. Después de la publicación de su Geijutsu Kigyo Ron (Teoría del emprendimiento del arte) , el artista es también un autor exitoso. En esta autobiografía de un empresario creativo, Murakami explica cómo pasó de no tener dinero, a tenerlo todo en  ocho años, luego de ser un artista millonario el dia de hoy (su pintura, Nirvana, se vendió por $ 1.1 millones en Sotheby’s New York en mayo de 2006).

Takashi Murakami creció en Tokio en la era después de la Segunda Guerra Mundial en Japón. Nacido en una nación incierta de su identidad y no bastante alejado del terror de la destrucción nuclear, Murakami llegó a la mayoría de edad en una cultura que estaba convirtiéndose cada vez más en dibujos animados y animación; alejado de la tradición artística que se había definido antes de la guerra en Japón. Murakami estaba fascinado por la cultura okatu , la subcultura de los” geeks “o” fanáticos de la cultura pop “- un mundo de fantasía donde las imágenes apocalípticas, el comercio fetichista y las vanguardias artísticas se encuentran”, pero encontró que no tenía talento para tener éxito en la ilustración de anime.

Según Murakami, el mundo del arte japonés es tan increíblemente atrasado que si quieres ser un artista profesional, debes entrar en el mercado de arte occidental. Para hacer eso debes estar armado con una buena estrategia de negocio. “Para hacer frente a los artistas occidentales, analicé el mecanismo del arte occidental y también perfeccioné mis habilidades de gestión creativa, haciendo hipótesis y probándolas”, escribe Murakami.

“No se puede seguir creando arte sin un sentido de negocio o de gestión”

Murakami “se ha movido sin freno entre sus múltiples papeles como artista, curador, teórico, diseñador de producto, hombre de negocios y celebridad”. Lubow se refiere a los muchos sombreros que Murakami parece usar, pero el elemento crucial de ese fragmento no es el papel individual que desempeña, sino más bien cómo “sin fricción” se desplaza entre ellos. Para Murakami él es un artista, pero ese título abarca todos los títulos antes anotados. Así, el nuevo artista global contemporáneo no sólo está creando obras de arte híbridas a través de la fusión de géneros y varias identidades internacionales en su producto final, sino que está ejerciendo estas cualidades dinámicas.

Takashi Murakami ha colaborado con Luis Vuiton, Pharell Williams, Kanye West, Vans entre otros